Es importante conocer que las energías renovables se obtienen de fuentes naturales que generan electricidad, sin que contribuyan al calentamiento global. Se conoce como energías limpias o alternativas ya que son especialmente relevantes para evitar el cambio climático. Usando fuentes naturales para energía como el viento, el agua, la luz solar, las mareas e inclusive el calor geotérmico y algunas formas de biomasa, se asegura la renovación de estas energías.

Es una necesidad que se apliquen alternativas al alto consumo de combustibles fósiles para producir electricidad y pese a las dificultades para la implantación de procesos para usar energías renovables estas crecen afortunadamente en todo el mundo, y se usan en sus cinco formas más habituales de energía limpia.

A la par, se usan otras alternativas caseras para disminuir el uso de combustibles fósiles como la única fuente de energía para producir gas natural y otro tipo de energías indispensables.

Principales tipos de energías limpias

En la energía renovable que provienen de fuentes inagotables o renovables y se destacan sobre todo cinco por su grado de uso. Como la energía eólica la que cuenta con mayor grado de implantación actualmente en el mundo entero. Es una energía que aprovecha la fuerza del viento para generar energía eléctrica o electricidad llamada verde.

Mientras, que la energía solar transforma la radiación solar en la electricidad usando paneles solares y células fotovoltaicas. Por su parte, la energía termoeléctrica se consigue con espejos que calientan un fluido y producen vapor y electricidad, es muy usada en algunas zonas.

Por su parte, la energía hidráulica usa la fuerza del agua en movimiento para producir y almacenar electricidad totalmente limpia en grandes represas. La biomasa usa la materia orgánica como fuente para producir energía, esta materia orgánica puede ser de origen natural, residual o de cultivos energéticos. Todas generan beneficios ambientales.

Energías renovables y futuro sostenible

Las energías renovables o limpias como también se les conoce son prácticamente la opción que tenemos para aprovechar las fuentes naturales de producción de energía y beneficiar al medioambiente. Usando al viento, agua o al sol como fuentes de energía se impacta al medio ambiente de manera positiva.

Al contrario, cuando solo se usan combustibles fósiles para producir electricidad como con el carbón, se impacta de manera negativa al medio ambiente de muchas comunidades con contaminación y grandes desembolsos de recursos económicos.

Las fuentes de energías naturales renovables son duraderas y se renuevan, es decir son infinitas. Mientras que las energías de uso convencional como el carbón o el petróleo tienen posibilidades de agotamiento, ya que no pueden renovarse.

El uso de energías renovables puede ser una fuente para mejorar la economía y generar mayores plazas de empleo en los países que asumen esta alternativa ambiental como una salida viable.

Independencia energética

La energía alternativa es ideal para hacer inversiones en materia de producción de energías renovables sin gastar en materiales constantemente y con mano de obra local para construir las instalaciones lo que abarata los costos y el tiempo invertido, es una manera de generar independencia económica al no depender de importaciones muy costosas.

En casa también se puede tener en gran parte independencia energética al instalar equipos alternativos como los hornos y cocinas con paneles solares, que se pueden construir fácilmente y son muy baratos sus materiales. Además, ayudan a mantener los nutrientes de los alimentos porque sus tiempos de cocción son más lentos. Pero, los días sin sol…

Igualmente, los helio-cultivos se basan en placas solares que se instalan en los hogares para generar combustible a partir del hidro-carbón, dado que se usa agua salobre, dióxido de carbono, organismos fotosintéticos, nutrientes y luz solar, para obtener etanol y otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *